lunes. 17.01.2022 |
El tiempo

.

La dieta mediterránea previene la demencia y el riesgo cardiovascular

La dieta mediterránea previene la demencia y el riesgo cardiovascular

La dieta mediterránea ayuda a prevenir la demencia y mejorar la salud cardiovascular. Así lo han demostrado diversos estudios de neuroimagen que asocian esta forma de comer (y vivir) con una mejor función cognitiva, entre otros beneficios.

Según el último informe emitido por el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud, se espera que para el año 2100 la esperanza de vida media sea de 85,8 años para los hombres españoles y de 88,6 en el caso de las mujeres.

A esta ayudarán el clima, el eficiente Sitema Nacional de Salud, el Modelo Español de Trasplantes, y la ya citada dieta mediterránea. Dichos factores han sido expuestos por varias radiólogas españolas en el congreso científico de la Sociedad Norteamericana de Radiología (RSNA 2021, por sus siglas en inglés) que se está celebrando en Chicago.

La ponencia, bajo el título ‘¿Por qué vivimos tanto los españoles?’, ha sido conducida por Milagros Martí, presidenta de la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM); y Mary C. Mahoney, presidenta de la Sociedad Norteamericana de Radiología (RSNA). La ponencia se ha celebrado en el congreso científico anual que la sociedad norteamericana está celebrando actualmente en Chicago.

Nuria Bargallo, neurorradióloga en el Hospital Clinic de Barcelona, ha confirmado que la dieta mediterránea tiene un papel relevante en la prevención de la demencia y está asociada a una mejor función cognitiva: “Se han realizado estudios de neuroimagen que demuestran cambios en el volumen cerebral y en el grosor cortical, así como en lesiones vasculares, relacionados con la dieta mediterránea”.

“Se conocen unos factores de riesgo que se van acumulando durante la vida como una mala dieta, el abuso de alcohol o tabaco, que se empieza en los primeros años de adulto y que causarán hipertensión, diabetes, dislipemia u obesidad; y que en la etapa final de la vida provocarán daño vascular y neuronal produciendo demencia”, asegura la doctora. Y expone como factores protectores de la demencia “la educación, el ejercicio físico, la actividad social y cognitiva, que ayudan a mantener una buena reserva cerebral”.

Menos infartos de miocardios y accidentes cerebrovasculares

Por su parte, Antonia Arjonilla, radióloga cardiovascular en los Hospitales Universitarios Quirón en Madrid, ha asegurado que una mayor adherencia a la dieta mediterránea se asocia con una menor incidencia de eventos cardiovasculares como infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares. 

“Las pruebas deimagen avanzadas como Tomografía Computarizada (TC) y Resonancia Magnética (RM) son capaces de detectar aquellas lesiones más vulnerables por su composición y con mayor probabilidad, por tanto, de ocasionar un evento isquémico; y con ellas se ha comprobado la modificación de las lesiones, tanto cuantitativa como cualitativamente, tras la implantación de la dieta mediterránea”, ha afirmado. 

En este sentido, ha explicado que “la RM es capaz de mostrarnos alteraciones cuantitativas en el tamaño y la función cardiaca que preceden a la aparición de la insuficiencia cardíaca y la mejoría de esos parámetros tras la dieta mediterránea”.

Para Arjonilla, el futuro es “prometedor” a medida que se van incorporando las técnicas de imagen no invasivas como predictoras del riesgo cardiovascular y como método de monitorización de la intervención temprana: “Debemos esforzarnos por conservar las costumbres dietéticas españolas de mediados-finales del siglo pasado, como escudo para la prevención de la enfermedad cardiovascular”. 

Comentarios