domingo. 05.12.2021 |
El tiempo

Al llegar a los 400 mensajes, y tras 8 años de defensa ininterrumpida de los afiliados, la Fundación Seguridad Social para todos (FSSPT), reitera su inquebrantable compromiso por el desarrollo de la seguridad social y contra todo tipo de privilegio y desigualdad social

Contra los privilegios y las distorsiones

Contra los privilegios y las distorsiones

En un análisis publicado por Diario Libre titulado “Amenazas de las pensiones de los maestros por la falta de fondos y el mal diseño del plan”, Mariela Mejía resalta:

1. De acuerdo al Reglamento del INABIMA, durante 15 años el Estado asumirá el pago total de las pensiones y jubilaciones, y el INABIMA las pensiones de sobrevivencia;

2. En una segunda etapa, de 15 años también, esos pagos serán compartidos entre ambos, cubriendo el INABIMA sólo el 10%;

3. En adición a ese enorme gasto estatal, el Ministerio aporta el 8% de la nómina mensual para el plan de retiro de los maestros;

4. No obstante, en el 2019, EDUCA advirtió que el Plan de retiro es financieramente insostenible a mediano y largo plazo, “porque las contribuciones no alcanzan para pagar los beneficios de los docentes que se retiran”;

5. “Solo en 2020, el Ministerio de Educación destinó RD$12,269 millones para pagar las pensiones, el 6.03% del presupuesto total de la institución; y

6. Aun así, miles de maestros reciben pensiones muy bajas, sin que las mismas se revaloricen: ”mientras más vieja, más baja es tu pensión”.

Semanas antes que EDUCA, publicamos en HOY que “en las próximas décadas, los 94,338 maestros activos generarán un déficit de 1,173,659.1 millones de pesos constantes. Se trata de una carga fiscal de tal magnitud, que comprometerá el 4% de la educación y competirá con la deuda externa del país.

Sin ser negativos, ni alarmistas, advertimos al país, y a las autoridades nacionales presentes y futuras, que tan preocupante es la creciente deuda externa para cubrir gastos operativos, como la deuda previsional, interna y eterna, la cual por ser silenciosa, no deja de ser creciente y preocupante.

Para tener una idea del costo anual de esta deuda, calcúlese lo que le cuesta al Estado el pago de las pensiones del personal de salud, de los militares, de los periodistas y de los demás servidores públicos, sin aportar lo suficiente. Al ritmo que vamos, después de pagar la creciente deuda externa, la deuda interna previsional, la pesada burocracia y los privilegios oficiales, ¿qué quedará del presupuesto nacional para cubrir los programas sociales a favor del resto de la población?

El doble pago del Estado acentúa los privilegios y distorsiones

No existe ninguna base legal, ni social para que el Estado asuma ese pago a costa del 4% del PIB para fortalecer y desarrollar la educación básica de nuestro país. Ese privilegio reduce los recursos destinados a elevar la escolaridad y la capacidad de aprendizaje. Así lo confirman los informes internacionales que nos colocan en los peores lugares de la región.

¿Cómo se justifica cubrir las pensiones si el Estado cotiza el 8.0% del salario de los maestros en calidad de empleador. Este doble gasto acentúa la desigualdad social frente a los demás servidores públicos, mientras se les regatean pensiones básicas al resto de los envejecientes.

Esta deuda eterna (permanente) previsional basada en privilegios de minorías, debe ser ponderada al hablar de una reforma fiscal, la cual, como quiera que se presente y se mire, significará un mayor sacrificio para la población, especialmente para la clase media y las familias más pobres y vulnerables.

En este mensaje 400, y tras 8 años de defensa ininterrumpida de los afiliados, la Fundación Seguridad Social para todos (FSSPT), reitera: 1) que el área previsional es una de las mayores fuentes de desigualdad social del Estado; y 2) que seguiremos luchando por una protección social universal y sostenible.

Comentarios