jueves. 23.09.2021 |
El tiempo

Saber identificarlos y eliminarlos evitará destruir su presupuesto familiar o caer en la ruina

Evite los vicios que dañan sus finanzas

Evite los vicios que dañan sus finanzas

Los humanos son tal vez la única especie que tiende a atentar contra su propio beneficio. Son propensos a tropezar varias veces con la misma piedra. Un caballo que pasa por un río desbordado y al atravesarlo casi muere, no vuelve a pasar por ahí más nunca. Los humanos no son así. Con más frecuencia de los que se quisiera, vuelven a reincidir en los mismos errores. Muchos confunden la valentía con la temeridad.

Dentro de estas “metidas de pata” están los vicios, aquellos hábitos malsanos que afectan tristemente su vida y también sus finanzas personales.

A continuación, algunos vicios que dañan su economía personal.

1. Los juegos de azar: La ludopatía es la adicción patológica a los juegos de azar. Es un deseo imparable de seguir jugando o apostando a pesar de los estragos que causa. Es un mal muy relacionado a las finanzas pues se desvían fondos del presupuesto personal para jugarlos. República Dominicana, lamentablemente, tiene una red enorme de bancas de apuesta y lotería, lo que infringe una daga mortal a las finanzas de miles de hogares dominicanos que ponen en manos de la suerte sus sueños. Existen muchas historias de familias destruidas porque algunos de sus miembros lo perdieron todo jugando en el casino o apostando.

2. Fumar: Hay personas capaces de fumarse más de una cajetilla de cigarrillos al día. Además de que este vicio afecta negativamente los pulmones y destruye la salud, también va a erosionar sus bolsillos. Quien ha fumado por años, tendrá que gastar mucho dinero en consultas, medicinas y tratamientos que no son para nada baratos. Este es uno de los vicios más improductivos, pues a sabiendas que daña los pulmones, los gastos inherentes a enfermedades pulmonares causadas por el tabaco serán igual de irreversibles.

3. El alcoholismo: A la mayoría le gusta tomarse un trago social de vez en cuando, sobre todo después de un afanoso día de trabajo. El problema está en los excesos, cuando el alcohol se convierte en un estilo de vida, en una borrachera permanente. Muchos creen que el alcohol es menos dañino que el tabaco, y no es así. El alcoholismo tiene un impacto social muy negativo, pues muchas veces las familias deben lidiar con un miembro alcohólico, lo que afecta el sosiego del núcleo familiar. 

Se han visto casos horribles de padres borrachos que maltratan a sus esposas e hijos. También, hijos que deshonran a sus padres en público víctimas de un “jumo” monumental. Luego viene la resaca financiera en pagos de terapias familiares, clínicas de desintoxicación o peor aún, hospitalizaciones por una severa cirrosis por consumo excesivo del alcohol.

4. El consumo y abuso de las drogas: Sin lugar a duda, uno de los grandes flagelos de las sociedades modernas. El consumo de drogas crea un nivel de adicción tal que muchos se convierten en atracadores o ladrones con tal de conseguir dinero para financiar el vicio. Por esto, es que tiene una seria incidencia en las finanzas del hogar. 

Muchos adolescentes son capaces de robarle dinero a sus padres para comprar drogas. Según el informe mundial sobre las drogas 2020 emitido por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), solo en el año 2018, 263 millones de personas usaron drogas, lo que representa un aumento del 30% con relación al 2009.

5. La gula: La gula se encuentra entre los siete pecados capitales. Aquí se puede ubicar a los compradores impulsivos y los que comen en demasía. Hay personas que no pueden estar tranquilas en un centro comercial si no es gastando dinero, o explotando la tarjeta de crédito en compras, muchas veces, innecesarias. También están aquellos que creen que la comida va a desaparecer y gastan enormes cantidades de dinero en lo que coloquialmente le llaman “darse una jartura”. En ambos casos se trata de un deseo y un consumo que excede lo estrictamente necesario y las posibilidades económicas reales.

6. El sexo desenfrenado y la prostitución: Existen hombres capaces de gastarse todo su dinero en prostitutas. También están aquellos que gastan fortunas en pornografía o participando en orgías. Además, existe el riesgo potencial que adquirir una enfermedad venérea y hasta transmitírsela a su pareja, lo que se traducirá en altos costos de tratamientos médicos.

Decía Confucio: “Los vicios vienen como pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos”. Los vicios son armas de destrucción masiva del presupuesto familiar, hay que aprender a evitarlos para no verse ante las puertas de la ruina financiera.

Comentarios